14 septiembre 2009

Viva la bazofia


14 de septiembre de 2009.- Reaparece Belén Esteban, "la voz del pueblo español", entrevistada en el programa que copresenta. Llora que te llora Belén Esteban y sus lágrimas de cocodrilo/lagarta se saldan con un 23,3% de 'share'.
Más de dos millones y medio de españoles permanecen pegados al chaparrón de mierda que emite Telecinco. 'Sálvame Deluxe' se hunde, definitivamente, en las miserias de la ex de Jesulín. Jorge Javier 'Vodkas' no cabe en sí de gozo y engorda cada día un poco más a medida que se convierte en el salvapatrias de la cadena de Vasile.

Esteban, Belén. Qué aparición. Vaya nochecita. La España 'telemarujera' al completo con un subidón de azúcar glasé de 500. Olé. Eso sí, dejaron claro una y otra vez, desde el principio, que la reina del pollo a la Andreíta no había cobrado un euro por acudir al plató de Telecinco para soltar frasecitas del tipo "hay cosas más peores" u "hoy me habéis jodido la vida". El acabóse.
Les dan a esta analfabeta funcional y a su ex (un camarero lacónico que entró vía telefónica en 'DEC', la competencia) más minutos de televisión que a cualquier premio Nobel.

Llueven hostias a granel con nombres y apellidos. Guerra 'telebasuril' plagada de linchamientos. Ceban a Mariñas, a Rosa Villacastín y hasta a Mónica Hoyos estos chivatos rastreros. Menores. Protegemos a los menores así, convirtiéndolos en los monitos del circo en un programa nocturno de televisión. Andreíta. Ay, pobre.

Recomienda el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid a su mamá que deje de airear sus trapitos en la televisión y acaban montando un monográfico de hora y pico con las miserias de la niña en primer plano. ¿Pero es que es incapaz esta mujer de dejar de hablar de su hija al menos durante cinco minutos? Tiene pelotas, por otro lado, que un Defensor del Menor no tenga otra preocupación que proteger a la hija de una madre que vive de desprotegerla. ¡Qué paradojas!

Prosiguen las pedradas y el lagrimeo ful en una entrevista para no olvidar. María Patiño. Aurelio Manzano. Leña al mono. No se deja a ninguno fuera de la 'omertá' televisiva esta Belencita Esteban. Bronca de verduleras a costa del pobre defensor sin defensas. Perra come perra. Zarigüeya devora zarigüeya. Tratan de velar por la intimidad de Andreíta y acaban destapando la caja de los truenos más rastrera.

Jorge Javier: ¿Qué te vas a poner para dar este año las campanadas conmigo?
Belén Esteban: Desnudos los dos.
Jorge Javier: ¿Desnudos los dos? No me da tiempo a operarme... ¡más!
Qué 'graciossssso' es este presentador. Nada como ir sobrado.
Entra por teléfono una tal Mariví, amiga íntima de Belén, y suelta: "Si no hablas tú de tu hija, ¿quién te puede obligar a no hacerlo?" Joder, qué lógica más ilógica y aplastante. Qué basura. Llora más lágrimas dulces la Esteban, cual cocodrilo zumbón, y la nochecita del sábado se convierte en el monólogo de una madre coraje del Sepu. Se colapsa España por esta gentucilla.

"No soy periodista. Soy colaboradora. Y la voz del pueblo. Para que os enteréis todos". Habemus Evita Perón de arrabal madrileño. Se llama Belén Esteban Menéndez y representa, con su buenismo castizo, la tele más burda. El despipote. La falta de vergüenza. La grasaza del cocido que ha de apartarse para que el caldo no espese. El estrago. La arcada. Lo peor de una cadena que avanza sin ningún rubor por el filo más cortante del mamachichismo y la incultura.

1 comentario:

Erik dijo...

Que les den por el culo con un clavo oxidado a todos. No les soporto. Avisan a esa tía de que no hable de su hija y a las horas, después de un patatús que no se lo cree ni su biógrafo, a hablar de su hija.

Es de ser idiota.