20 febrero 2009

El sociata despilfarrador

Los muebles de diseño del despacho de Touriño cuestan más de 200.000 euros


Son de la exclusiva firma catalana Tresserra y tampoco se detallaron en virtud de otro contrato secreto

Nueva vuelta de tuerca al despilfarro de las arcas públicas en la actual Xunta de Galicia. El mobiliario con el que se equipó el despacho de Emilio Pérez Touriño, tras sus obras el pasado año 2006, tiene un coste en el mercado superior a los 200.000 euros -más de treinta millones de pesetas-, según el precio de catálogo de los muebles adquiridos.

Dado que la Xunta ha ocultado los detalles de este gasto, de nuevo amparándose en el procedimiento de «contrato secreto por razones de seguridad», ni siquiera el Parlamento conoce el importe desglosado de unas reformas que costaron 2,2 millones de euros y que abarcaron tanto el despacho como las dependencias del área de Presidencia.

De nuevo la tendencia al lujo en la decoración de interiores quedó patente en este despacho. Los muebles que lo componen pertenecen al exclusivo diseñador catalán Jaume Tresserra, cuyas creaciones en madera visten casas de numerosas personalidades del mundo del cine y políticos de renombre internacional, además de amueblar yates de extremo lujo.

En una de las escasas respuestas parlamentarias contestadas por la Xunta sobre las reformas, señalaba sucintamente que los distintos muebles que componen la estancia más personal de Pérez Touriño son una «mesa de despacho, una credencia, varias librerías, dos sillas giratorias, dos sofás, butacas, mesa de centro, mesas auxiliares a juego, lámpara de sobremesa y una papelera». Coste, desconocido... O no.

Según ha podido saber ABC, la Xunta adquirió este mobiliario, a través de un distribuidor, a Tresserra. El precio de catálogo del mobiliario habla por sí solo. La mesa con lámpara del despacho de Touriño asciende a 15.544 euros -25 veces el salario mínimo-, y las dos cajoneras o «bucks» bajo sus extremos cuestan otros 11.045. El modelo «Nobel» es una mesa «en madera de nogal oscuro con herrajes de acero inoxidable», acompañado por las cajoneras también en la elegante madera de nogal.

El Gobierno gallego, más de dos años después de la reforma, no ha enviado un solo documento al Parlamento

Detrás del escritorio se sitúa la credencia, también de la colección «Nobel», y con un precio de 17.182 euros. Comparte las calidades con los anteriores elementos del despacho. En el centro de la estancia se sitúa la mesa de juntas rectangular, de la misma firma y maderas nobles, con un precio de 13.228 euros. Junto a los sillones también se sitúa una mesa de centro, cuya etiqueta marca los 5.165 euros.

Modelo «Prólogo»

Completan el paquete adquirido a Tresserra las librerías modelo «Prólogo», con un coste global de 119.559 euros -cerca de 20 millones de pesetas- entre baldas, estantes, apliques, contenedores y cajones de piel, portalibros o montante. Destaca dentro del precio al detalle la compra de dos escaleras articuladas, por un valor de 4.065 euros la unidad. Todo este mobiliario podría haber sido un 6% más barato de haberse elegido el acabado en color cerezo en lugar del tono nogal oscuro.

En total, el coste de los muebles de diseño que la Xunta ha comprado para adecentar el despacho de Emilio Pérez Touriño asciende en catálogo a 181.723 euros, cantidad a la que no se le realizó descuento alguno -habitual en este tipo de mobiliario- por parte del distribuidor orensano Arce Amor a cambio de guardar en el más absoluto secreto todo lo relativo al coste de los muebles.

El mobiliario es más caro que un «apartamento, reformado, para entrar» situado en la calle Goya de Madrid

A esta cifra habría que añadirle el coste de los sillones y las sillas, así como la alfombra de la firma Nani Marquina que pisa a diario el titular del Gobierno gallego, cuyo coste no ha trascendido en virtud de la consideración «secreta por motivos de seguridad» de todo lo relativo a las reformas del Área de Presidencia, incluida la decoración, pero que según las fuentes consultadas podría elevar la factura por encima de los 200.000 euros; más que, por ejemplo, un «apartamento, reformado, para entrar, todo independiente» situado en la calle Goya de Madrid, según un anuncio por palabras de ABC. El resto de empresas que trabajaron en la decoración fueron Sutega y Tecam Oficinas.

Nula transparencia

La polémica alrededor de las obras en el área de Presidencia saltó en octubre de 2008, cuando el PP intentó fiscalizar su ejecución y coste. La Xunta inicialmente cifró el coste de las reformas en 1,6 millones de euros. Pocos días después las elevó a 2,2 millones de euros, y justificó su realización por los 143 metros cuadrados útiles ganados tras las obras, convalidadas de manera excepcional por el Consejo de Gobierno.

Además, PSOE y BNG se negaron a que el Interventor General de la Xunta explicara el procedimiento contractual, como tampoco aceptaron que se investigara este tema. Por supuesto, el gobierno gallego, más de dos años después de la obra, no ha enviado un sólo documento al Parlamento. Otro ejemplo de transparencia

1 comentario:

Nokenicus dijo...

Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.